Medicamentos

CLOZAM SOLUCION ORAL - Laboratorio Humax

Laboratorio Humax Medicamento / Fármaco CLOZAM SOLUCION ORAL

Ansiolítico.

Composición.

Cada mL de solución contiene Clonazepam 2,5mg 1mL equivale a 30 gotas, cada gota equivale a 0,083mg.

Propiedades.

Mecanismo de acción: El Clonazepam posee todos los efectos farmacológicos característicos de las benzodiacepinas y al igual que sucede con este grupo farmacológico, se cree que tales efectos se deben fundamentalmente a la inhibición postsináptica mediada por el GABA. Los estudios realizados con animales, no obstante, ponen de manifiesto, además, un efecto del Clonazepam sobre la serotonina. De acuerdo con los datos obtenidos en animales y los estudios electroencefalográficos (EEG) realizados en el ser humano, el Clonazepam disminuye rápidamente muchos tipos de actividad paroxística: Descargas de puntas y ondas en las crisis de ausencias típicas (pequeño mal), ondas y puntas lentas, ondas y puntas generalizadas, puntas de localización temporal o de otro tipo y ondas y puntas irregulares. El Clonazepam elimina, de un modo más regular, las alteraciones EEG generalizadas que las focales. De acuerdo con estos resultados, el Clonazepam ejerce efectos favorables tanto en las epilepsias generalizadas como en las epilepsias focales.

Farmacocinética.

Absorción:Tras la ingestión, el Clonazepam se absorbe de forma rápida y casi total. Las concentraciones plasmáticas máximas de Clonazepam se alcanzan al cabo de 1-4 horas. La biodisponibilidad absoluta por vía oral es del 90%. El tiempo de absorción medio es alrededor de 25min. Las concentraciones plasmáticas de Clonazepam en estado de equilibrio para un régimen de dosificación de una vez al día, son tres veces más altas que las alcanzadas después de una única dosis oral. La relación de acumulación pronosticada para regímenes de dosificación de 2 y 3 veces al día fueron respectivamente 5 y 7. Las concentraciones plasmáticas en el estado de equilibrio tras dosis múltiples de 2mg 3 veces al día por vía oral promediaron 55ng/mL. La relación concentración plasmática-dosis de Clonazepam es lineal. La concentración plasmática anticonvulsivante objetivo del Clonazepam osciló de 20 a 70ng/mL. Distribución:Clonazepam se distribuye muy rápidamente a los distintos órganos y tejidos, con preferencia por la fijación a las estructuras cerebrales. El tiempo medio de distribución es de aproximadamente 0.5-1 hora. El volumen de distribución es de 3L/kg. Su grado de fijación a proteínas plasmáticas es del 82-86%. Metabolismo:Clonazepam se metaboliza mayoritariamente por reducción a 7-amino-clonazepam y por N-acetilación a 7-acetamino-clonazepam. El sistema enzimático también se produce la hidroxilación del C-3. El citocromo hepático P-450 3A4 está implicado en la nitrorreducción del Clonazepam a sus metabolitos farmacológicamente inactivos. Los metabolitos presentes en la orina se encuentran tanto como compuestos libres y conjugados (glucurónido y sulfato). Eliminación:La semivida de eliminación es de 30-40 horas. El aclaramiento es de 55mL/min. En orina se excreta entre el 50-70% de la dosis y entre el 10-30% se elimina como metabolitos en las heces. El Clonazepam no alterado que se excreta por la orina es generalmente menor al 2% de la dosis administrada. La cinética de eliminación en niños es similar a la observada en adultos.

Indicaciones.

Anticonvulsivante y como alternativo o coadyuvante en el manejo de ataque de pánico y fobia social, trastorno de ansiedad generalizada, como apoyo a las terapias de comportamiento.

Dosificación.

Para evitar la aparición de efectos secundarios al comienzo del tratamiento, es muy importante comenzar con dosis bajas de Clonazepam y aumentar gradualmente la dosis diaria, hasta alcanzar la dosis de mantenimiento que se considere adecuada para el paciente. La posología de Clonazepam, debe ajustarse de forma individualizada para cada paciente, según su respuesta clínica, tolerancia al fármaco y edad. El tratamiento con Clonazepam no debe ser suspendido de forma brusca; el medicamento debe retirarse de forma gradual. Trastornos convulsivos: Antes de asociar Clonazepam a una pauta antiepiléptica previa, es preciso tener en cuenta que el empleo de múltiples anticonvulsivantes puede provocar un aumento de los efectos secundarios. En adultos, la dosis inicial no debe exceder de 1.5 mg/día, divididos en 3 tomas; puede aumentarse 0.5-1 mg cada tercer día, hasta que se logre el control de las convulsiones o aparezcan efectos adversos (máximo 20 mg/día). La dosis de mantenimiento debe ser individualizada en cada paciente, de acuerdo a la respuesta, sin exceder la dosis máxima de 20 mg/día. En niños (hasta 10 años de edad o 30 kg de peso), la dosis inicial es de 0.01-0.03 mg/kg/día, divididos en 2-3 tomas; máximo 0.05 mg/kg/día, divididos en 2-3 tomas. La dosis de mantenimiento puede incrementarse 0.25-0.5 mg cada tercer día, hasta alcanzar una dosis máxima de 0.1-0.2 mg/kg/día, divididos en 3 tomas. Trastorno de pánico: En adultos, la dosis inicial es de 0.25 mg dos veces al día; cada tercer día, puede aumentarse 0.125-0.25 mg dos veces al día. La dosis meta, para la mayoría de los pacientes, es de 1 mg/día, pero algunos pacientes pueden beneficiarse de dosis hasta un máximo de 4 mg/día. En los pacientes que necesitan dosis más altas, los incrementos de 0.125-0.25 mg dos veces al día, cada 3 días, se pueden usar hasta alcanzar el control del trastorno de pánico o la aparición de efectos adversos intolerables. La administración de una de las dosis de Clonazepam, a la hora de dormir, puede reducir las molestias asociadas a la somnolencia. El tratamiento debe ser suspendido gradualmente, con una disminución de 0.125 mg dos veces al día, cada tercer día, hasta que el medicamento sea completamente suspendido. No hay evidencia disponible acerca de la duración de la terapia con Clonazepam; por lo tanto, el médico que elige usar este medicamento por períodos prolongados, debe reevaluar periódicamente su utilidad a largo plazo, para el paciente individual.

Contraindicaciones.

Su suspensión brusca puede producir convulsiones. Suminístrese con precaución en pacientes que requieran ánimo vigilante. Contraindicado en pacientes con hepatopatías e historia de alergia a las benzodiacepinas, embarazo y lactancia. Precauciones: miastenia grave, glaucoma, no ingerir bebidas alcohólicas durante el tratamiento. En casos de insuficiencia respiratoria y/o renal. Puede inducir conductas suicidas.

Reacciones adversas.

Trastornos del sistema inmunológico: Reacciones alérgicas y casos aislados de anafilaxis. Trastornos psiquiátricos: Disminución de la capacidad de concentración, inquietud, confusión y desorientación. En los pacientes tratados con Clonazepam puede aparecer depresión, que puede ser debida a otra enfermedad subyacente. Se han observado las siguientes reacciones paradójicas: Excitabilidad, irritabilidad, conducta agresiva, agitación, nerviosismo, hostilidad, ansiedad, trastornos del sueño, pesadillas, sueños vívidos. En raros casos se ha producido disminución de la libido. Puede producir dependencia y síndrome de abstinencia. Trastornos del sistema nervioso: Somnolencia, lentitud en los reflejos, hipotonía muscular, mareo, ataxia. Estos efectos secundarios son relativamente frecuentes. Suelen ser pasajeros y generalmente desaparecen sin necesidad de interrumpir el tratamiento, ya sea de forma espontánea o tras reducir la dosis. Pueden prevenirse, en parte, aumentando de forma gradual la dosis al comienzo del tratamiento. En casos raros se ha observado cefalea y ataques epilépticos generalizados. Es posible, sobre todo cuando el tratamiento se prolonga durante largo tiempo o se utilizan dosis elevadas, que aparezcan diversos trastornos reversibles, como disartria, coordinación reducida de los movimientos y trastornos de la movilidad (ataxia) y nistagmos. Se ha descrito amnesia anterógrada con la administración de benzodiacepinas en dosis terapéuticas, y el riesgo de este efecto secundario aumenta conforme lo hace la dosis. Los efectos amnésicos pueden ir asociados a alteraciones del comportamiento. En algunas formas de epilepsia, puede producirse un aumento de la frecuencia de las crisis durante el tratamiento a largo plazo. Trastornos oculares: Es posible, sobre todo cuando el tratamiento se prolonga durante largo tiempo o se utilizan dosis elevadas, que aparezcan diversos trastornos reversibles de la visión (diplopía). Trastornos cardíacos: Se han descrito casos de insuficiencia cardíaca, incluyendo paro cardíaco. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: El riesgo de depresión respiratoria es mayor en pacientes con obstrucción de las vías respiratorias o daño cerebral previo, así como cuando se administran a la vez otros fármacos depresores del centro respiratorio. Por lo general, este efecto puede evitarse mediante un cuidadoso ajuste individual de la dosis. En los lactantes y niños pequeños, el Clonazepam puede dar lugar a hipersalivación e hipersecreción bronquial, por lo que han de extremarse las precauciones para mantener la permeabilidad de las vías respiratorias. Trastornos gastrointestinales: En casos raros, se han observado náuseas y molestias epigástricas. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: En casos raros, se produce urticaria, prurito, exantema, alopecia pasajera, alteraciones de la pigmentación. Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Con relativa frecuencia, aparece debilidad muscular. Este efecto secundario suele ser pasajero y generalmente desaparece sin necesidad de interrumpir el tratamiento, ya sea de forma espontánea o tras reducir la dosis. Puede prevenirse, en parte, aumentando de forma gradual la dosis al comienzo del tratamiento. Trastornos renales y urinarios: En casos raros, puede producirse incontinencia urinaria. Trastornos del aparato reproductor y de la mama: En casos raros, puede producirse disfunción eréctil. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: En casos raros, se ha producido trombocitopenia (disminución de las plaquetas). Trastornos endocrinos: Se han descrito casos aislados de pubertad precoz incompleta, en niños de ambos sexos. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de la administración: El cansancio es un efecto secundario relativamente frecuente, que suele ser pasajero y generalmente desaparece sin necesidad de interrumpir el tratamiento, ya sea de forma espontánea o tras reducir la dosis. Puede prevenirse, en parte, aumentando de forma gradual la dosis al comienzo del tratamiento. Se han observado reacciones paradójicas, incluyendo irritabilidad (ver trastornos psiquiátricos). Lesiones traumáticas, intoxicaciones y complicaciones de procedimientos terapéuticos Se han observado casos de caídas y fracturas, en pacientes que toman benzodiacepinas. El riesgo de esta reacción adversa es mayor en aquellos pacientes que tomen concomitantemente otros sedantes (incluyendo bebidas alcohólicas) y en los pacientes de edad avanzada. Exploraciones complementarias: En casos raros, puede producirse una disminución en el recuento de plaquetas.

Precauciones.

El Clonazepam, ha de utilizarse con especial precaución en las siguientes situaciones: Ataxia medular, ataxia cerebelosa y en pacientes con apnea del sueño. Debe evitarse el uso concomitante de Clonazepam, con alcohol y/o depresores del SNC. Este uso concomitante puede aumentar los efectos clínicos de Clonazepam, tales como: Sedación intensa, depresión respiratoria clínicamente relevante y/o cardiovascular. Las benzodiacepinas, sin excepción, deben utilizarse con gran precaución en los pacientes con antecedentes de alcoholismo o drogadicción. En lactantes y niños pequeños, Clonazepam puede provocar hipersalivación e hipersecreción bronquial. Por tanto, es preciso prestar especial atención al mantenimiento de las vías respiratorias. La dosis de Clonazepam, debe ajustarse individualmente, con especial cuidado en los pacientes con neumopatías (p. ej.: enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o hepatopatías, así como en quienes estén recibiendo antiepilépticos u otros fármacos de acción central. Los efectos sobre el aparato respiratorio pueden agravarse por obstrucciones preexistentes de las vías respiratorias o por daño cerebral, o si el paciente ha recibido otros fármacos que producen depresión respiratoria. Este efecto se puede evitar, ajustando cuidadosamente la dosis, de forma individual, en cada paciente. Como todos los fármacos de este tipo, Clonazepam puede afectar la capacidad de reacción de los pacientes (p.ej.: aptitud para conducir, comportamiento en el tráfico rodado), según la dosis, administración y grado de sensibilidad individual. A los pacientes con epilepsia no les está permitido conducir. Incluso si están controlados adecuadamente con Clonazepam, hay que recordar que cualquier aumento de la dosis o alteración de la frecuencia de la dosis puede modificar la reacción de los pacientes, dependiendo de la sensibilidad individual. Al igual que sucede con todos los anticonvulsivantes, el tratamiento con Clonazepam nunca debe suspenderse de forma brusca en los pacientes epilépticos, ya que ello podría provocar la aparición de un "status" epiléptico. Si el médico considera necesario reducir la dosis o suspender el medicamento, debe hacerlo de forma gradual. Es preciso vigilar estrechamente a los pacientes con antecedentes de depresión o intento de suicidio. El flumazenilo, no está indicado en los pacientes epilépticos tratados con benzodiacepinas, pues el antagonismo benzodiacepínico, puede provocar convulsiones en estos pacientes. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: Clonazepam, actúa sobre el sistema nervioso central y puede producir: Somnolencia, mareos, alteraciones visuales y disminución de la capacidad de reacción. Estos efectos, así como la propia enfermedad, hacen que sea recomendable tener precaución a la hora de conducir vehículos o manejar maquinaria peligrosa, especialmente mientras no se haya establecido la sensibilidad particular de cada paciente al medicamento. Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa o malabsorción de glucosa o galactosa, no deben tomar este medicamento.

Interacciones.

El Clonazepam puede administrarse simultáneamente con uno o más fármacos antiepilépticos, pero la adición de un nuevo fármaco a la pauta terapéutica debe llevar consigo una cuidadosa valoración de la respuesta al tratamiento, porque puede aumentar el riesgo de efectos secundarios (p. ej.: sedación, apatía). Si se decide asociar varios antiepilépticos, es necesario ajustar la dosis de cada fármaco, para conseguir el efecto deseado. El tratamiento concomitante con fenitoína o primidona, puede cambiar las concentraciones plasmáticas de las mismas (normalmente aumentan). Interacción farmacocinética: Los antiepilépticos tales como la fenitoína, fenobarbital, carbamazepina y ácido valproico, pueden aumentar el aclaramiento renal y por ello disminuir los niveles séricos de Clonazepam cuando se administran simultáneamente. El Clonazepam no es un inductor de las enzimas responsables de su propio metabolismo. Fluoxetina y sertralina, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, no afectan la farmacocinética del Clonazepam, cuando se administran conjuntamente. Interacción farmacodinámica: La combinación de Clonazepam y ácido valproico, se ha asociado ocasionalmente con un "status" epiléptico del tipo pequeño mal. En la administración simultánea de Clonazepam con depresores del SNC incluyendo el alcohol, los efectos sobre la sedación, la respiración y la hemodinámica, pueden verse intensificados. Las personas epilépticas tratadas con Clonazepam, deben evitar la ingesta de alcohol, ya que esto podría alterar los efectos farmacológicos, disminuir la eficacia del tratamiento o provocar efectos secundarios imprevistos. Si se decide asociar varios medicamentos de acción central, es necesario ajustar la dosis de cada fármaco, para conseguir el efecto deseado.

Conservación.

Almacenar a temperaturas no mayores de 30°C.

Sobredosificación.

Síntomas: Las benzodiacepinas producen frecuentemente somnolencia, ataxia, disartria y nistagmos. La sobredosis de Clonazepam puede producir arreflexia, apnea, hipotensión, depresión cardiorrespiratoria y coma. Si se produce un coma, generalmente dura unas horas, pero se puede prolongar y hacer cíclico, especialmente en pacientes ancianos. Los efectos depresores respiratorios son más graves en aquellos pacientes con enfermedad respiratoria. Las benzodiacepinas potencian los efectos de otros depresores del sistema nervioso central, incluido el alcohol. Tratamiento: Se deben monitorizar los signos vitales del paciente y establecer medidas de soporte en función de su estado clínico. En especial, algunos pacientes pueden requerir un tratamiento sintomático para disminuir los efectos cardiorrespiratorios o los efectos sobre el sistema nervioso central causados por la sobredosis. Para prevenir una absorción posterior del medicamento, se debe utilizar un método apropiado como p.ej. el tratamiento con carbón activado en las primeras 1-2 horas. Si se usa carbón activado, es imprescindible mantener las vías respiratorias despejadas en los pacientes somnolientos. Como medida excepcional, se podría considerar el lavado gástrico en casos de sobredosis por ingestión concomitante de varios medicamentos.

Presentación.

Caja plegadiza con un frasco gotero ámbar de vidrio por 20mL, con tapa plástica y subtapa inserto gotero. (Reg. San. INVIMA 2013M-0014293).

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con CLOZAM SOLUCION ORAL .

5