Medicamentos

DEXAMETASONA - Laboratorio Genfar

Laboratorio Genfar Medicamento / Fármaco DEXAMETASONA

Composición.

Cada ampolla contiene dexametasona fosfato sódico equivalente a dexametasona base 4mg.

Indicaciones.

Terapia corticosteroide.

Contraindicaciones.

Micosis sistémicas, osteoporosis grave, glaucoma, psicosis o antecedentes de las mismas. Hipersensibilidad a los glucocorticoides. Úlcera péptica o duodenal.

Embarazo y lactancia.

Dexametasona atraviesa fácilmente la barrera placentaria. Corticosteroides deben recetarse solamente cuando los beneficios para la madre y el niño sean mayores que los riesgos. Los corticosteroides pueden pasar a la leche materna, aunque no existen datos disponibles para la dexametasona. Por lo tanto, se debe decidir si es necesario interrumpir la lactancia o interrumpir el tratamiento tras considerar el beneficio de la lactancia para el niño y el beneficio del tratamiento para la madre.

Reacciones adversas.

Frecuentes: disminución de la resistencia a las infecciones, candidiasis orofaríngea, hiperglucemia, insuficiencia adrenocortical, polifagia, cataratas. Con dosis altas: sofocos y úlcera gástrica. Retraso en la cicatrización de heridas, reacción alérgica local, osteoporosis, fragilidad ósea. Con tratamientos prolongados: atrofia muscular. Poco frecuentes: linfopenia, eosinopenia, reacción alérgica generalizada, amenorrea, hipopotasemia, pancreatitis aguda, hipertensión intracraneal, alteraciones neurológicas, estados psicóticos, insuficiencia cardíaca, tromboembolismo, edema, hipertensión, sudoración, miastenia.

Precauciones.

Utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, diabetes mellitus, hipertensión arterial y tuberculosis activa, a menos que se utilicen fármacos quimioterapéuticos. Su uso durante el embarazo queda a criterio del médico tratante. Se debe informar a los pacientes y/o a los cuidadores de que pueden producirse reacciones adversas psiquiátricas potencialmente graves con los corticosteroides sistémicos. Debe tenerse especial cuidado al considerar el uso de corticosteroides sistémicos en pacientes con antecedentes actuales o previos de trastornos afectivos graves, en sí mismos o en sus familiares de primer grado. Estos incluirían depresión, enfermedad maniaco-depresiva y psicosis inducida por corticosteroides previa. La dosis eficaz más baja de corticosteroides debe utilizarse para controlar la enfermedad que se está tratando durante el período mínimo. Es necesario realizar revisiones frecuentes del paciente para ajustar la dosis adecuadamente contra la actividad de la enfermedad. También puede producirse un "síndrome de abstinencia", que incluye fiebre, mialgia, artralgia, rinitis, conjuntivitis, nódulos cutáneos con picazón y pérdida de peso. La atrofia corticosuprarrenal se desarrolla durante el tratamiento prolongado y puede perdurar durante años después de finalizar el tratamiento. Después de la administración de corticoesteroides por vía parenteral, se han producido reacciones anafilácticas graves, especialmente en pacientes con antecedentes de alergia. Antes de su administración, deben tomarse las precauciones apropiadas. Debe tenerse especial precaución a la hora de tratar a pacientes con las siguientes dolencias y debe realizarse un seguimiento frecuente del paciente: Insuficiencia hepática, fallo renal crónico, fallo cardíaco congestivo, hipertensión, epilepsia, migrañas, osteoporosis, tuberculosis latente, amebiasis latente, herpes simple ocular, diabetes mellitus, glaucoma, ulceración péptica o miopatía previa inducida por corticoesteroides.

Conservación.

Almacénese a temperatura inferior a 30°C en su envase y empaque original.

Presentación.

Caja por 1, 10 y 50 ampollas. Registro sanitario: INVIMA 2006M-0005469.

Solución inyectable 8mg/2ml

Corticosteroide. Antiinflamatorio. Inmunosupresor.

Composición.

Cada ampolla contiene dexametasona fosfato sódico equivalente a dexametasona base 8mg.

Indicaciones.

Terapia corticosteroide.

Contraindicaciones.

Ulcera péptica, infecciones fungosas sistémicas, osteoporosis grave. Psicosis o antecedentes de las mismas. Adminístrese con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, diabetes mellitus, hipertensión arterial, tuberculosos activa a menos que se utilicen medicamentos quimioterapéuticos.

Embarazo y lactancia.

Dexametasona atraviesa fácilmente la barrera placentaria. Corticosteroides deben recetarse solamente cuando los beneficios para la madre y el niño sean mayores que los riesgos. Los corticosteroides pueden pasar a la leche materna, aunque no existen datos disponibles para la dexametasona. Por lo tanto, se debe decidir si es necesario interrumpir la lactancia o interrumpir el tratamiento tras considerar el beneficio de la lactancia para el niño y el beneficio del tratamiento para la madre.

Reacciones adversas.

Frecuentes: disminución de la resistencia a las infecciones, candidiasis orofaríngea, hiperglucemia, insuficiencia adrenocortical, polifagia, cataratas, con dosis altas, sofocos y úlcera gástrica. Retraso en la cicatrización de heridas, reacción alérgica local, osteoporosis, fragilidad ósea. Con tratamientos prolongados: atrofia muscular. Poco frecuentes: linfopenia, eosinopenia, reacción alérgica generalizada, amenorrea, hipopotasemia, pancreatitis aguda, hipertensión intracraneal, alteraciones neurológicas, estados psicóticos, insuficiencia cardíaca, tromboembolismo, edema, hipertensión, sudoración, miastenia.

Precauciones.

Utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, diabetes mellitus, hipertensión arterial y tuberculosis activa, a menos que se utilicen fármacos quimioterapéuticos. Su uso durante el embarazo queda a criterio del médico tratante. Se debe informar a los pacientes y/o a los cuidadores de que pueden producirse reacciones adversas psiquiátricas potencialmente graves con los corticosteroides sistémicos. Debe tenerse especial cuidado al considerar el uso de corticosteroides sistémicos en pacientes con antecedentes actuales o previos de trastornos afectivos graves, en sí mismos o en sus familiares de primer grado. Estos incluirían depresión, enfermedad maniaco-depresiva y psicosis inducida por corticosteroides previa. La dosis eficaz más baja de corticosteroides debe utilizarse para controlar la enfermedad que se está tratando durante el período mínimo. Es necesario realizar revisiones frecuentes del paciente para ajustar la dosis adecuadamente contra la actividad de la enfermedad. También puede producirse un "síndrome de abstinencia", que incluye fiebre, mialgia, artralgia, rinitis, conjuntivitis, nódulos cutáneos con picazón y pérdida de peso. La atrofia corticosuprarrenal se desarrolla durante el tratamiento prolongado y puede perdurar durante años después de finalizar el tratamiento. Después de la administración de corticoesteroides por vía parenteral, se han producido reacciones anafilácticas graves, especialmente en pacientes con antecedentes de alergia. Antes de su administración, deben tomarse las precauciones apropiadas. Debe tenerse especial precaución a la hora de tratar a pacientes con las siguientes dolencias y debe realizarse un seguimiento frecuente del paciente: Insuficiencia hepática, fallo renal crónico, fallo cardíaco congestivo, hipertensión, epilepsia, migrañas, osteoporosis, tuberculosis latente, amebiasis latente, herpes simple ocular, diabetes mellitus, glaucoma, ulceración péptica o miopatía previa inducida por corticoesteroides.

Conservación.

Almacénese a temperatura inferior a 30°C en su envase y empaque original.

Presentación.

Caja por 1, 10 y 50 ampollas. Registro sanitario: INVIMA 2006M-0005420.

Sinónimos.

Hexadecadrol.

Acción terapéutica.

Antiinflamatorio esteroide, inmunosupresor.

Propiedades.

Difunde a través de las membranas celulares y forma complejos con los receptores citoplasmáticos específicos. Estos complejos penetran en el núcleo de la célula, se unen al DNA y estimulan la transcripción del mRNA y la posterior síntesis de enzimas, que son las responsables de dos tipos de efectos de los corticosteroides sistémicos. Sin embargo, estos agentes pueden suprimir la transcripción del mRNA en algunas células (p. ej., linfocitos). Como antiinflamatorio esteroide inhibe la acumulación de células inflamatorias, incluyendo macrófagos y leucocitos, en las zonas de inflamación. Inhibe la fagocitosis, la liberación de enzimas lisosómicas y la síntesis o liberación de algunos mediadores químicos de la inflamación. Como inmunosupresor reduce la concentración de linfocitos dependientes del timo, monocitos y eosinófilos. Disminuye la unión de las inmunoglobulinas a los receptores celulares de superficie e inhibe la síntesis o liberación de interleucinas, y reduce la importancia de la respuesta inmune primaria. Estimula el catabolismo proteico e induce el metabolismo de los aminoácidos. Aumenta la disponibilidad de glucosa. Se absorbe rápidamente por vía oral y por completo por vía IM. Se metaboliza en el hígado pero en forma más lenta que otros corticoides. Se elimina principalmente mediante metabolismo, por excreción renal de los metabolitos inactivos.

Indicaciones.

Está indicada en el tratamiento de varias patologías debido a sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores, proporciona un alivio sintomático pero no tiene efecto sobre el desarrollo de la enfermedad subyacente. Terapéutica sustitutiva en el tratamiento de insuficiencia suprarrenal. Diagnóstico del síndrome de Cushing. Isquemia cerebral. Prevención del síndrome de membrana hialina (aceleración de la maduración pulmonar fetal). Tratamiento del síndrome de distrés respiratorio en adultos por insuficiencia pulmonar postraumática. Tratamiento del shock por insuficiencia adrenocortical y como coadyuvante en el tratamiento del shock asociado con reacciones anafilácticas. Es de elección cuando se requiere un corticoide de acción prolongada.

Dosificación.

Adultos: vía oral: 500mg (0,5mg) a 9mg/día en una sola dosis o fraccionada en varias tomas. Dosis pediátricas: 0,0233mg/kg o 0,67mg/m2al día fraccionada en 3 tomas. En niños y adolescentes el tratamiento crónico con dexametasona, tanto en dosis fisiológicas como farmacológicas puede producir inhibición del crecimiento. Prueba de diagnóstico del síndrome de Cushing: oral: 1mg en una sola dosis por la noche o 0,5mg cada 6 horas durante 48 horas. Parenteral: adultos: inyección intraarticular o en tejidos blandos: 4mg a 16mg repetidos cada 1 a 3 semanas, intramuscular: 8mg a 16mg con intervalos de 1 a 3 semanas. En niños no se ha establecido la dosificación.

Reacciones adversas.

El riesgo de que se produzcan reacciones adversas, tanto sistémicas como locales, aumenta con la duración del tratamiento o con la frecuencia de la administración. Las perturbaciones psíquicas también pueden estar relacionadas con la dosis. Con la inyección local pueden aparecer lesiones en tejidos articulares o reacciones alérgicas locales. Son de incidencia menos frecuente: visión borrosa, polidipsia, disminución del crecimiento en niños y adolescentes, escozor, dolor y hormigueo en la zona de la inyección, perturbaciones psíquicas (obnubilación, paranoia, psicosis, ilusiones, delirio), rash cutáneo. Durante el uso en el largo plazo pueden darse: ardor abdominal, melena, síndrome de Cushing, hipertensión, calambres, mialgias, náuseas, vómitos, debilidad muscular, miopatía por esteroides, hematomas no habituales.

Precauciones y advertencias.

Tener en cuenta que aumenta el riesgo de infección durante el tratamiento; en pacientes geriátricos y pediátricos aumenta el riesgo de reacciones adversas. Las inyecciones intraarticulares se repetirán con una frecuencia no superior a tres semanas. Luego de cada una se deberá guardar reposo. No se han descripto problemas en la lactancia con dosis fisiológicas o farmacológicas bajas, pero con dosis mayores se excretan en la leche materna y pueden causar supresión del crecimiento en el niño e inhibición de la producción de esteroides andrógenos.

Interacciones.

Aumenta el riesgo de hepatotoxicidad cuando se emplea simultáneamente con dosis elevadas de paracetamol o en tratamientos crónicos. Aumenta el riesgo de úlcera o hemorragia gastrointestinal con los antiinflamatorios no esteroides (AINE). La amfotericina B parenteral puede provocar hipopotasemia severa en asociación con glucocorticoides. El uso de antiácidos disminuye la absorción de la dexametasona. Debido a su actividad hiperglucemiante intrínseca puede ser necesario ajustar las dosis de insulina o de hipoglucemiantes orales. El uso junto con glucósidos digitálicos aumenta la posibilidad de arritmias. Aumenta el metabolismo de la mexiletina, disminuyendo su concentración plasmática. No se recomienda la administración de vacunas de virus vivos, ya que puede potenciarse la replicación de los virus de la vacuna.

Contraindicaciones.

Para inyección intraarticular: trastornos de la coagulación sanguínea, fractura intraarticular, infección periarticular, articulación inestable. La relación riesgo-beneficio debe evaluarse para todas las siguientes indicaciones: sida, insuficiencia cardíaca congestiva, disfunción renal o hepática severa, infecciones fúngicas sistémicas, infecciones virales o bacterianas no controladas, glaucoma de ángulo abierto, lupus eritematoso, tuberculosis activa.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con DEXAMETASONA .

3