Medicamentos

BUSULFAN - Laboratorio Hb Human Biosc

Laboratorio Hb Human Biosc Medicamento / Fármaco BUSULFAN

Composición.

Cada vial por 10 mL contiene Busulfán: 60 mg, y Excipientes c.s.p.

Farmacología.

Farmacodinamia y Farmacocinética. Busulfán es un potente agente citotóxico y un agente alquilante bifuncional. En medio acuoso, la liberación de grupos metanosulfonato produce iones carbono que pueden alquilar el ADN; se piensa que este es un importante mecanismo biológico para su efecto citotóxico. Después de administrar busulfán mediante perfusión intravenosa, se logra una disponibilidad inmediata y completa de la dosis. El volumen terminal de distribución Vd estuvo comprendido entre 0,62 y 0,85 l/kg. Los valores de concentración de busulfán en el líquido cefalorraquídeo son equiparables a los del plasma, aunque probablemente son insuficientes para una actividad antineoplásica. La unión reversible a proteínas plasmáticas es del 7% aproximadamente, mientras que la unión irreversible (a la albúmina, principalmente) es del 32%. El metabolismo de busulfán tiene lugar principalmente por conjugación con glutatión (tanto de forma espontánea como mediante la glutatión-S-transferasa). El conjugado con glutatión es a continuación metabolizado por oxidación en el hígado. Se considera que ninguno de los metabolitos contribuye significativamente a la eficacia o a la toxicidad. El aclaramiento plasmático total es de entre 2,25 y 2,74 mL/minuto/kg, mientras que la semivida terminal es de 2,8 a 3,9 horas. Aproximadamente un 30% de la dosis administrada es excretada en la orina en 48 horas (el 1% como busulfán inalterado). La cantidad eliminada en heces es insignificante. La bibliografía sobre busulfán hace pensar que existe una ventana terapéutica entre 900 y 1.500 mmol/L/minuto (AUC). En población pediátrica, se ha establecido una variación continua del aclaramiento en un rango comprendido entre 2,49 a 3,92 mL/minuto/kg en niños < 6 meses hasta 17 años. La vida media terminal en esta población osciló en un rango de 2,26 a 2,52 horas.

Indicaciones.

Busulfán seguido de ciclofosfamida (BuCy2) está indicado como tratamiento de acondicionamiento antes de trasplante de células progenitoras hematopoyéticas (TCPH), en pacientes adultos cuando la combinación se considera la mejor opción disponible. Busulfán, seguido de ciclofosfamida (BuCy4) o el melfalán (BuMel) está indicado como tratamiento de acondicionamiento antes de trasplante de células progenitoras hematopoyéticas en pacientes pediátricos.

Dosificación.

La administración de busulfán debe estar supervisada por un médico calificado, con experiencia en tratamientos de acondicionamiento previos a trasplantes de células progenitoras hematopoyéticas. Es necesario diluir el producto para su administración, la cantidad del diluyente debe ser igual a 10 veces el volumen a administrar de busulfán, lo que garantiza una concentración final de 0.5 mg/ml. Busulfán se administra cada 6 horas, durante 4 días consecutivos, hasta un total de 16 dosis, por perfusión IV durante 2 horas a través de un catéter venoso central, antes del trasplante convencional de células progenitoras hematopoyéticas (TCPH). La dosis y el esquema de administración recomendados de busulfán en adultos es 0,8 mg/kg peso corporal. En población pediátrica, la dosis de busulfán debe ajustarse de acuerdo al peso corporal real: en niños < 9 kg se debe administrar busulfán a razón de 1 mg/kg; en niños de 9 a < 16 kg se debe administrar busulfán a razón de 1,2 mg/kg; en niños de 16 a < 23 kg se debe administrar busulfán a razón de 1,1 mg/kg; en niños de 23 a < 34 kg se debe administrar busulfán a razón de 0,95 mg/kg; y en niños >34 kg se debe administrar busulfán a razón de 0,8 mg/kg. Para pacientes obesos, debe considerarse hacer un cálculo de la dosis en función del peso corporal ideal ajustado (PCIA).

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de busulfán. Embarazo.

Reacciones adversas.

Infecciones e infestación, rinitis, faringitis, trastornos sanguíneos y linfáticos como neutropenia, neutropenia febril, pancitopenia, trombocitopenia y anemia, reacción alérgica, anorexia, hiperglicemia, hipomagnesemia, hipocalemia, hipocalcemia, hipofosfatemia, hiponatremia, hipogonadismo, ansiedad, depresión, insomnio, confusión, cefalea, vértigo, convulsiones, encefalopatía, hemorragia cerebral, cataratas, adelgazamiento de la córnea, trastornos de lentes, taquicardia, arritmias, fibrilación auricular, cardiomegalia, derrame pericárdico, pericarditis, extrasístoles ventriculares, bradicardia, hipertensión, hipotensión, vasodilatación, trombosis de la arteria femoral, fragilidad capilar, disnea, epistaxis, tos, hipo e hiperventilación, insuficiencia respiratoria, hemorragias alveolares, asma, atelectasia, derrame pleural, enfermedad pulmonar intersticial, estomatitis, náusea, vomito, diarrea, dolor abdominal, dispepsia, ascitis, estreñimiento, molestias anales, hematemesis, íleo, esofagitis, hemorragia gastrointestinal, desórdenes hepatobiliares, hepatomegalia, ictericia, enfermedad venooclusiva hepática, alopecia, prurito, exantema, descamación de la piel, eritema, alteraciones de la pigmentación, trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo, mialgia, dolor de espalda, artralgia, disuria, oliguria, hematuria, insuficiencia renal moderada, menopausia prematura, insuficiencia ovárica, astenia, escalofríos, fiebre, dolor torácico, edema, edema general, dolor, dolor o inflamación en el punto de inyección, mucositis, aumento de las transaminasas, aumento de la bilirrubina, aumento de la gammaglutamiltranspeptidasa (GGT), aumento de la fosfatasa alcalina, aumento de peso, creatinina elevada, aumento de la urea en sangre, disminución de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo. La enfermedad venooclusiva hepática es más frecuente en población pediátrica.

Precauciones.

Se debe utilizar una jeringa provista de una aguja que no sea de policarbonato. Sólo se debe utilizar como diluyente SSN 0.9% o DAD 5%. No se debe administrar busulfán mediante inyección intravenosa rápida, en bolo o por vía periférica. Los pacientes deben recibir premedicación que incluya medicamentos anticonvulsivos desde las 12 horas previas a la primera dosis de busulfán hasta 24 horas después de la última dosis. En caso de que el esquema a usar incluya el uso concurrente de ciclofosfamida deberá iniciarse como mínimo, 24 horas después de la administración de la 16ª dosis de busulfán. No se han llevado a cabo estudios en pacientes con insuficiencia renal, no se recomienda realizar una modificación de la dosis en estos pacientes sin embargo, debido a que busulfán se excreta en orina, se recomienda precaución. Busulfán no ha sido estudiado en pacientes con insuficiencia hepática; puesto que busulfán se metaboliza principalmente en el hígado, se recomienda precaución, particularmente en pacientes con insuficiencia hepática grave. En estos pacientes se recomienda monitorizar los niveles plasmáticos de transaminasas, fosfatasa alcalina y bilirrubina durante los 28 días posteriores al trasplante, con objeto de detectar rápidamente si existe hepatotoxicidad. La enfermedad venooclusiva hepática, es una complicación grave que se puede producir durante el tratamiento con busulfán, el riesgo puede ser mayor en aquellos pacientes que hayan recibido anteriormente radioterapia, tres o más ciclos de quimioterapia, o un trasplante previo de células progenitoras. Se debe tener cuidado cuando se administre paracetamol antes ( < 72 horas) o durante el tratamiento con busulfán ya que el paracetamol, puede reducir el metabolismo de busulfán. A consecuencia del tratamiento con busulfán a la dosis y esquema recomendados, se produce una profunda mielosupresión en todos los pacientes. Puede desarrollarse también granulocitopenia grave, trombocitopenia, anemia, o alguna combinación de éstas. Deben realizarse recuentos sanguíneos completos frecuentemente, incluyendo recuentos diferenciales de glóbulos blancos, y recuentos de plaquetas durante el tratamiento y hasta la recuperación. Debe considerarse el uso profiláctico o empírico de antiinfecciosos (antibacterianos, antifúngicos, antivirales) para la prevención y tratamiento de infecciones durante períodos de neutropenia. Deben administrarse plaquetas y glóbulos rojos, así como factores de crecimiento como el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF), según criterio médico. En niños < 9 kg, se puede justificar, caso por caso, una monitorización terapéutica del medicamento, particularmente en niños muy pequeños y recién nacidos. Existe experiencia clínica limitada relativa al uso de busulfán como parte de un régimen de acondicionamiento previo al TCPH en niños con anemia de Fanconi. Por ello, debe utilizarse busulfán con precaución en este tipo de pacientes. Busulfán puede inducir una toxicidad pulmonar capaz de sumarse a los efectos producidos por otros citotóxicos. Por lo tanto, se debe prestar atención a esta alteración pulmonar, en aquellos pacientes que hayan recibido radioterapia de mediastino o pulmón. Durante el tratamiento con busulfán se debe valorar de forma periódica la función renal. Se han notificado convulsiones con la administración de dosis elevadas de busulfán. Es necesario extremar las precauciones cuando se administre la dosis recomendada de busulfán a pacientes que ya hayan sufrido convulsiones. Los pacientes deberán recibir profilaxis anticonvulsiva adecuada. Pacientes con leucemia tratados con busulfán pueden desarrollar diversas anomalías citológicas y, en algunos casos, desarrollar cáncer. Busulfán y el excipiente DMA pueden producir infertilidad en hombres y mujeres; por tanto, se recomienda no engendrar hijos durante el tratamiento y hasta 6 meses después del mismo, y pedir consejo sobre la crioconservación de esperma antes del tratamiento, por la posibilidad de esterilidad irreversible.

Interacciones.

Según estudios publicados, la administración de itraconazol a pacientes adultos tratados con dosis elevadas de busulfán puede provocar un menor aclaramiento de busulfán. Se debe vigilar la aparición de signos propios de toxicidad por busulfán cuando se emplee itraconazol como profilaxis antifúngica junto con busulfán por vía intravenosa. Los estudios publicados en adultos describen que la administración del analgésico cetobemidona puede estar asociada con una elevación de los niveles plasmáticos de busulfán. Debido a que el paracetamol disminuye el glutatión disponible en la sangre y los tejidos, el aclaramiento de busulfán puede disminuir cuando ambos principios activos se administran de forma conjunta.

Conservación.

Almacenar refrigerado entre 2 y 8°C, protegido de la luz. No congelar. Los viales son para un solo uso, no almacene viales parcialmente utilizados. Desde el punto de vista microbiológico, se debe administrar el producto inmediatamente después de la dilución. Si no se utiliza inmediatamente, los tiempos de conservación durante el uso y las condiciones anteriores al uso son responsabilidad del usuario.

Sobredosificación.

El efecto tóxico principal es una profunda mieloablación y pancitopenia, pero el sistema nervioso central, hígado, pulmón, y tracto gastrointestinal pueden verse también afectados. No se conoce antídoto para busulfán distinto al trasplante de células progenitoras hematopoyéticas. En ausencia de este trasplante, la dosis de busulfán recomendada constituye en sí una sobredosis. Se deberá vigilar de cerca el estado hematológico e instaurar las medidas de soporte necesarias que estén clínicamente indicadas. Se ha notificado en dos casos que busulfán puede ser eliminado mediante diálisis; por tanto, se debe considerar la diálisis en caso de sobredosis. Puesto que el busulfán se metaboliza a través de la conjugación con glutatión, se puede considerar la administración de glutatión. En caso de sobredosis, el tratamiento debe incluir medidas de soporte.

Presentación.

Concentrado para solución para perfusión. No. Registro Sanitario. N.A. Modalidad Medicamento Vital No Disponible.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con BUSULFAN .

2