Medicamentos

NAPROFEN - Laboratorio Humax

Laboratorio Humax Medicamento / Fármaco NAPROFEN

Analgésico. Antipirético.

Composición.

Cada tableta contiene Naproxeno sódico 220mg Cafeína 50mg.

Propiedades.

Mecanismo de acción: Naproxeno: El naproxeno es un antiinflamatorio no esteroideo (AINEs). Es un analgésico no narcótico con notables acciones antipiréticas y antiinflamatorias. Inhibe reversiblemente las enzimas ciclooxigenasa 1 y 2 (COX 1 y 2), dando como resultado la disminución de la síntesis de prostaglandinas. Cafeína: La cafeína estimula todos los niveles del SNC, aunque sus efectos corticales son más ligeros y de menor duración que los de las anfetaminas. En dosis mayores estimula los centros medular, vagal, vasomotor y respiratorio, lo que provoca bradicardia, vasoconstricción y aumento de la frecuencia respiratoria. Estudios recientes indican que la cafeína ejerce gran parte de sus efectos fisiológicos por antagonismo con los receptores centrales de adenosina. Se piensa que, al igual que otras metilxantinas, estimula el centro respiratorio medular. Como coadyuvante de la anestesia, contrae la vasculatura cerebral, lo que se acompaña de un descenso del flujo sanguíneo cerebral y de la tensión de oxígeno del cerebro. Produce un efecto inotrópico positivo en el miocardio y un efecto cronotrópico positivo en el nodo sinoauricular. Estimula el músculo esquelético, posiblemente mediante la liberación de acetilcolina, el aumento de la fuerza de contracción y la disminución de la fatiga muscular. Provoca la secreción de pepsina y ácido gástrico por las células parietales. Aumenta el flujo sanguíneo renal y la tasa de filtración glomerular y disminuye la reabsorción tubular proximal de sodio y agua, lo que provoca una diuresis moderada. Inhibe las contracciones uterinas, aumenta las concentraciones de catecolaminas en plasma y en orina y eleva en forma transitoria la glucemia por estimulación de la glucogenolisis y la lipólisis.

Farmacocinética.

Absorción e inicio de acción: Naproxeno: Se absorbe completamente en el tracto gastrointestinal tras su administración oral, alcanzándose niveles plasmáticos máximos al cabo de 1-2 horas dependiendo de la ingesta de alimentos. Tiene una vida media aproximada de 13 horas. Se une en un 99% a la albúmina sérica. Cafeína: Se absorbe rápida y completamente en el estómago y la parte inicial del intestino. Alcanza su concentración máxima (Tmax) entre 30 y 45 minutos luego de una dosis oral. Tiene una vida media de eliminación entre 4 y 6 horas. Distribución: Naproxeno: El volumen de distribución es de 0,16 L/kg. A las concentraciones terapéuticas se une a las proteínas plasmáticas en un 99%. Cruza la barrera placentaria y se excreta en la leche materna, alcanzando concentraciones equivalentes al 1% de la máxima concentración plasmática de la madre. Cafeína: Se distribuye ampliamente en los fluidos y tejidos corporales, atraviesa la placenta y pasa con facilidad la barrera hematoencefálica. Metabolismo: Naproxeno: Es extensamente metabolizado en el hígado a 6-orto-desmetil naproxeno, un metabolito sin actividad antiinflamatoria de importancia. Esta O-desmetilación es llevada a cabo por 3 isoenzimas del complejo del citocromo P-450 (1A2, 2C8, 2C9). Pero ni la sustancia madre ni sus metabolitos, inducen enzimas del complejo de metabolización de fármacos. Tanto el naproxeno sódico como el 6-orto-desmetil naproxeno son posteriormente transformados en sus respectivos derivados acil-glucurónidos y finalmente excretados por orina y heces. Cafeína: Es rápidamente metabolizada en el hígado por el sistema enzimático del citocromo P450 (CYP1A2), en una serie de metabolitos farmacológicamente activos, los principales son paraxantina (84%) que estimula la lipólisis y aumenta las concentraciones de glicerol y ácidos grasos en la sangre, teobromina (12%) que tiene acción vasodilatadora cerebral y aumenta el aporte de oxígeno a los tejidos nerviosos y teofilina (4%) que relaja la musculatura lisa bronquial. Excreción: Naproxeno: Aproximadamente el 95% de la dosis es excretada por orina, bien sea como naproxeno < 1%, como 6-0-desmetilnaproxeno < 1% y sus conjugados del 66% al 92%; 3% o menos, por las heces; La tasa de excreción coincide con la tasa de desaparición del plasma. La depuración de naproxeno sódico (Depuración) es de 0,13 ml/min/kg. Cafeína: Se elimina por vía renal principalmente como metabolitos.

Indicaciones.

Analgésico, antipirético.

Dosificación.

Solo para mayores de 12 años. Dolor agudo: Tomar 2 tabletas inicialmente, seguidas de 1 tableta cada 8 a 12 horas, de acuerdo a la respuesta. Dolor crónico: Tomar 1 a 2 tabletas cada 12 horas.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al principio activo o a sus excipientes. Reacciones alérgicas al ácido acetilsalicílico o a otros AINE's. Asma, broncoespasmo, rinitis aguda, pólipos nasales y edema angioneurótico. Desórdenes de la coagulación. Enfermedad cardiovascular. Ulcera péptica, sangrado gastrointestinal y antecedentes de enfermedad ácido-péptica. Disfunción hepática moderada y severa. No administrar durante el embarazo en especial durante el tercer trimestre y la lactancia. Insuficiencia renal grave (depuración de creatinina < 30mL/ min).

Reacciones adversas.

Debidas al naproxeno: Los efectos que se han notificado con más frecuencia (3-9%) son: Molestias abdominales, dolor epigástrico, cefaleas, náuseas, edema periférico (moderado), aumento de la tensión arterial, zumbido de oídos, vértigo, somnolencia. Los siguientes efectos adversos son raros, pero se han notificado en alguna ocasión ( < 1%): Alopecia, reacciones anafilácticas, angioedema, anemias aplásica y hemolítica, meningitis aséptica, disfunción cognitiva, colitis, convulsiones, neumonitis eosinofílica, necrólisis epidérmica, eritema multiforme, hepatitis, lesiones gastrointestinales con o sin perforación, granulocitopenia incluyendo agranulocitosis, disminución de la capacidad auditiva, hematuria, hiperpotasemia, dificultad para la concentración, insomnio, ictericia, problemas renales incluyendo glomerulonefritis, nefritis intersticial, necrosis papilar renal, síndrome nefrítico, disfunción renal, úlcera gastrointestinal, reacciones de fotosensibilidad incluyendo casos raros en que la piel muestra cuadros semejantes a la porfiria cutánea tarda o a la epidermólisis ampollosa, erupciones cutáneas, síndrome de Stevens-Johnson, trombocitopenia, estomatitis ulcerativa, vasculitis, alteraciones de la visión, vómitos. Las reacciones anafilácticas o anafilactoides ocurren normalmente en pacientes con historia de hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico y a otros antiinflamatorios no esteroideos. Esto también podría suceder en pacientes que no han mostrado previamente hipersensibilidad a estos fármacos. En caso de observarse la aparición de reacciones adversas, debe suspenderse el tratamiento y notificarlo a los sistemas de farmacovigilancia. Debidas a la cafeína: Las reacciones adversas muy frecuentes (≥ 1/10) afectan principalmente al sistema nervioso central: Insomnio, agitación y excitación. Reacciones adversas frecuentes (≥ 1/100 a < 1/10):Náuseas, vómitos, diarrea, gastralgia, cefalea, tinnitus, desorientación, extrasístoles, palpitaciones, taquicardia, arritmia cardiaca, irritabilidad, sofocos, taquipnea, poliuria. Con dosis altas, se pueden producir cuadros de neurosis y de ansiedad. El tratamiento debe ser suspendido inmediatamente, si el paciente experimenta algún episodio de mareos o palpitaciones.

Precauciones.

Debidas al naproxeno: Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), selectivos o no, están asociados con un incremento de eventos trombóticos, incluyendo infarto agudo de miocardio y ataque fulminante. Para minimizar el riesgo, en pacientes tratados con antiinflamatorios no esteroideos, se debe utilizar la dosis más baja que sea efectiva por el tiempo estrictamente necesario. Evalúe cuidadosamente el riesgo cardiovascular antes de prescribir. Terapias alternativas se deben considerar en pacientes cuando se presenta un alto riesgo. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) pueden incrementar el riesgo gastrointestinal: Irritación, inflamación, úlceras, sangrado y perforación de estómago. Estos eventos pueden ocurrir en cualquier momento de la terapia, con o sin síntomas previos. Debe usarse con cuidado en pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal (sangrado o úlceras). El riesgo incrementa con los usos concomitantes de aspirina, corticoides y anticoagulantes, el uso de tabaco, alcohol, ancianos o pacientes debilitados. Para minimizar el riesgo se debe utilizar la dosis más baja que sea efectiva por el tiempo estrictamente necesario. Cuando se utiliza concomitantemente con aspirina, se produce un incremento sustancial del riesgo de complicaciones gastrointestinales (por ejemplo úlcera); la terapia gastroprotectora concomitante se recomienda (inhibidores de la bomba de protones). Al igual que con otros AINEs, pueden ocurrir reacciones anafilácticas en pacientes sin antecedentes previos de exposición al naproxeno. El naproxeno no debe darse en pacientes con triada de aspirina: Asma, rinitis (con o sin pólipos nasales) e intolerancia al ácido acetilsalicílico. No utilizar además en pacientes que experimentan broncoespasmo, urticaria por ácido acetil salicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos. Reacciones cutáneas: Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), incluyendo el naproxeno, pueden causar reacciones adversas severas en la piel, incluyendo dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson (SSJ) y necrólisis epidérmica tóxica (NET), las cuales pueden ser fatales. Estos eventos pueden ocurrir, sin signos previos de advertencia. Los pacientes deben ser advertidos si aparecen signos de afecciones en la piel como erupciones, deben suspender inmediatamente el naproxeno y acudir al médico. Disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Pacientes con trastornos de la coagulación o que estén recibiendo anticoagulantes deberán ser estrechamente monitorizados. Puede ocurrir anemia; Pacientes que utilicen terapia a largo plazo con AINEs deberán ser controlados. Raramente, el uso de AINEs puede estar asociado con discrasias sanguíneas severas (agranulocitosis, trombocitopenia, anemia aplásica). La administración prolongada de antiinflamatorios no esteroideos puede resultar en una necrosis papilar renal y/u otros tipos de daño renal. La toxicidad renal se ven en pacientes en quienes las prostanglandinas renales juegan un papel importante en el mantenimiento de la perfusión renal, reduciendo el flujo sanguíneo renal que puede causar una descompensación renal. Pacientes con alto riesgo tener esta complicación son aquellos con deterioro renal, deshidratación, insuficiencia cardíaca, disfunción hepática, los medicados con diuréticos e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) y los ancianos. No se recomienda su uso en pacientes con insuficiencia renal grave o si se observa depuración renal menor de 30mL/min. Debidas a la cafeína: Suspender la toma de cafeína si aparece pulso rápido, mareos o latidos cardíacos inusitadamente fuertes. Con el uso prolongado se puede producir hábito o dependencia psicológica. Los niños son especialmente sensibles a la sobredosis de cafeína y sus efectos adversos sobre el SNC. Se recomienda precaución en los pacientes diabéticos, ya que la cafeína puede elevar los niveles de glucosa en sangre. Los pacientes sensibles a otras xantinas (aminofilina, teofilina, entre otras) también pueden ser sensibles a la cafeína, por lo que no deberían tomar este medicamento. En pacientes con insuficiencia hepática, se deberá realizar un ajuste de la posología, ya que la cafeína se metaboliza fundamentalmente en el hígado. En pacientes con historial de isquemia miocárdica, especialmente cuando realicen ejercicio físico o se encuentren en lugares de elevada altitud. En pacientes con hiperfunción tiroidea y en aquellos con historia previa de arritmias cardiacas úlcera péptica o gastritis, la cafeína debe ser administrada con precaución. En algunos pacientes, a pesar de la presencia de la cafeína, se puede producir sedación, somnolencia. La sedación puede ser potenciada por otros depresores del sistema nervioso central.

Interacciones.

Debidas al naproxeno: Debido a la alta unión con proteínas plasmáticas del naproxeno, los pacientes en tratamiento con hidantoínas deben ser cuidadosamente monitorizados a fin de ajustar las dosis precisas. En los ensayos clínicos no se han observado interacciones con anticoagulantes ni con sulfonilureas, pero la precaución debe ser advertida ya que ha sido observada en otros analgésicos no esteroideos de esta misma categoría. También en algunos medicamentos de esta categoría se ha observado inhibición del efecto diurético de la furosemida. Asimismo, se ha notificado inhibición de la eliminación renal del litio, por lo que se incrementa la concentración plasmática de litio. Al igual que los otros antiinflamatorios no esteroideos, puede reducir el efecto antihipertensivo de los b-bloqueantes. El probenecid puede aumentar los niveles de naproxeno en sangre y aumentar significativamente su vida plasmática media. La administración concomitante de naproxeno y metotrexato debe ser realizada con precaución, porque se ha informado que el naproxeno, al igual que otros antiinflamatorios no esteroideos, reduce la secreción tubular de metotrexato en animales, lo que probablemente incrementa su toxicidad. Los alimentos y antiácidos con aluminio o magnesio pueden retrasar la absorción de naproxeno, y el bicarbonato de sodio aumentarla. Como ocurre con otros antiinflamatorios no esteroideos, el naproxeno puede incrementar el riesgo de lesión renal asociado con el uso de inhibidores de la ECA. Interacciones con pruebas de diagnóstico: Test de valoración de la función adrenal: Se ha sugerido que, para evitar posibles interferencias, el tratamiento debe ser temporalmente suspendido 48 horas antes de llevar a cabo dicho test. Puede interferir con pruebas urinarias de ácido 5-hidroxi-indolacético y 17-cetosteroides. Puede prolongarse el tiempo de sangría. Los efectos pueden persistir durante 4 días. Puede producir un aumento de las concentraciones sanguíneas de nitrógeno ureico, así como de las concentraciones séricas de creatinina y potasio. Puede producir un descenso del aclaramiento de creatinina. Pruebas de la función hepática: puede aumentar los valores de la actividad de las transaminasas. Debidas a la cafeína: El disulfiram inhibe el metabolismo de la cafeína. Por lo tanto, se debe advertir a los pacientes alcohólicos que deben evitar la utilización de cafeína para evitar la aparición de excitación cardiovascular o cerebral. El uso concomitante de cafeína y barbitúricos puede antagonizar los efectos hipnóticos o anticonvulsivantes de los barbitúricos. El uso simultáneo de broncodilatadores adrenérgicos con cafeína puede dar lugar a estimulación aditiva del SNC, produciendo efectos como: incremento de la presión arterial, arritmias y hemorragia cerebral. La mexiletina puede reducir la eliminación de la cafeína en un 50%, así como aumentar las reacciones adversas de la cafeína por acumulación de la misma. La ingesta simultánea de este medicamento con bebidas que contienen cafeína, otros medicamentos que contienen cafeína o medicamentos que producen estimulación del SNC, puede ocasionar excesiva estimulación del SNC, provocando nerviosismo, irritabilidad o insomnio. La cafeína actúa sinérgicamente con los efectos taquicárdicos de, por ejemplo, simpaticomiméticos, tiroxina, etc. La degradación o metabolización de la cafeína en el hígado es ralentizada por los anticonceptivos orales, la cimetidina y el disulfiram, mientras que es acelerada por el tabaco. La cafeína reduce la excreción de teofilina e incrementa el potencial de dependencia de las sustancias tipo efedrina. El uso simultáneo con antimicrobianos de tipo quinolonas (por ejemplo, ácido oxolínico, ciprofloxacina, etc.) puede retrasar la eliminación de la cafeína y de su metabolito paraxantina. El uso simultáneo con litio aumenta la excreción urinaria de éste, reduciendo posiblemente su efecto terapéutico. El uso simultáneo con inhibidores de la monoamino-oxidasa (IMAO), incluyendo furazolidona, linezolid, procarbazina y selegilina, puede producir hipertensión, taquicardia y un aumento ligero de la presión arterial si la cafeína se administra en pequeñas cantidades. La cafeína disminuye la absorción de hierro, por lo que se debe distanciar su toma al menos 2 horas. La eritromicina puede disminuir el aclaramiento de la cafeína. El tratamiento concomitante con el antiepiléptico fenitoína aumenta la eliminación de cafeína, pudiendo disminuir su efecto por lo que no evitaría la somnolencia producida por el dimenhidrinato. La cafeína antagoniza los efectos sedantes de algunos antihistamínicos. En el caso de sustancias con un amplio espectro de acción (por ejemplo, benzodiacepinas) la interacciones pueden variar individualmente y pueden ser impredecibles. La cafeína puede interaccionar con fármacos que metabolizan con el citocromo P450 1A2. Interacciones con pruebas de diagnóstico: Puede alterar los resultados de la prueba de esfuerzo miocárdico que emplea dipiridamol, por lo que se recomienda interrumpir la ingesta de cafeína 24 horas antes de la prueba. Puede elevar las concentraciones urinarias de los ácidos vanililmandélico y 5-hidroxindolacético, así como de catecolaminas. Puede elevar los niveles de glucosa en sangre, por lo que debe tenerse en cuenta en pacientes diabéticos. Puede producir un falso positivo en la cuantificación de ácido úrico en sangre.

Conservación.

Almacenar a temperatura inferior a 30°C en su envase y empaque original.

Sobredosificación.

La sobredosificación significativa se puede caracterizar por somnolencia, epigastralgia, indigestión, náuseas y vómitos. Algunos pacientes han experimentado convulsiones, pero no está claro si estaban relacionadas con el uso de naproxeno. Si un paciente ingiere una gran cantidad, accidental o voluntariamente, se debe realizar lavado gástrico utilizando los medios habituales. Estudios en animales indican que la administración rápida de carbón activado en cantidades adecuadas, tendería a reducir la absorción del naproxeno. La hemodiálisis no disminuye la concentración de naproxeno en plasma debido a su alto grado de unión a las proteínas plasmáticas. Los síntomas que aparecen en caso de sobredosificación de cafeína son a consecuencia de una excesiva estimulación del SNC (insomnio, inquietud, vómitos, convulsiones y síntomas de excitación) y de irritación gastrointestinal (nauseas, vómitos, diarreas, dolor abdominal). El tratamiento de la sobredosis aguda de cafeína es principalmente sintomático y de mantenimiento.

Presentación.

Caja por 10 tabletas recubiertas en un blíster PVC/PVDC- aluminio por 10 tabletas recubiertas. Caja por 50 tabletas recubiertas en 5 blíster PVC/PVDC - aluminio por 10 tabletas recubiertas (Reg. San. INVIMA 2015M-0016590).

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con NAPROFEN .

5