Medicamentos

IMODIUM - Laboratorio Janssen-cilag

Laboratorio Janssen-cilag Medicamento / Fármaco IMODIUM

Composición.

Cada cápsula contiene 2 mg de clorhidrato de loperamida.

Estudios clínicos.

Datos posteriores a la comercialización: Las reacciones adversas a la droga identificadas en primer lugar durante la experiencia posterior a la comercialización con HCl de loperamida están incluidas en la Tabla 1. En la tabla las frecuencias se proporcionan de acuerdo con la siguiente convención:

En la Tabla 1, las RAMs están presentadas por categoría de frecuencia en base a los índices de informes espontáneos.

Farmacodinamia.

Absorción:La mayor parte de la loperamida ingerida se absorbe en el intestino, pero como resultado de un significativo metabolismo de primer paso, la biodisponibilidad sistémica es de aproximadamente sólo el 0,3%. Las formulaciones de HCl de loperamida (cápsulas duras o blandas, comprimido recubierto y no recubierto, comprimido masticable y orodispersable, solución oral) son bioequivalentes desde el punto de vista del índice y grado de absorción de la loperamida. Distribución:Los estudios sobre la distribución en ratas muestran una alta afinidad para la pared del intestino con una preferencia para unirse con los receptores de la capa muscular longitudinal. La unión de las proteínas plasmáticas de la loperamida es del 95%, principalmente con la albúmina. Los datos preclínicos han mostrado que la loperamida es un sustrato de la glicoproteína P. Metabolismo:La loperamida es casi completamente extraída por el hígado, donde predominantemente se metaboliza, conjuga y excreta a través de la bilis. La N-demetilación oxidativa es las principal vía metabólica para la loperamida, y se mide principalmente a través de CYP3A4 y CYP2C8. Debido a este efecto de primer paso muy alto, las concentraciones plasmáticas de la droga inalterada permanencen extremadamente bajas. Eliminación:La media vida de la loperamida en el hombre es de alrededor de 11 horas con un rango de 9 a 14 horas. La excreción de la loperamida inalterada y de los metabolites ocurre principalmente a través de las heces. Población pediátrica:No se realizaron estudios farmacocinéticos en la población pediátrica. Se espera que el comportamiento farmacocinético de la loperamida y las interacciones droga-droga con loperamida serán similares a la de los adultos.

Indicaciones.

IMODIUM está indicado en el tratamiento y control de la diarrea aguda y crónica. Se indica también en los pacientes con ileostomías, para disminuir el número y volumen de las heces y aumentar su consistencia.

Dosificación.

Las cápsulas IMODIUM son indicadas únicamente para los adultos y niños de más de 12 años: Las cápsulas deben ingerirse con líquido. Diarrea aguda:La dosis inicial es de 2 cápsulas para el adulto y 1 cápsula para el niño; luego 1 cápsula después de cada evacuación blanda. Diarrea crónica:Dosis iniciales adultos, 2 cápsulas; niños, 1 al día. Esta posología debe adaptarse hasta obtener 1 o 2 deposiciones consistentes al día, lo cual suele lograrse con una posología de mantenimiento que va de 1 a 6 cápsulas al día. La dosis máxima para diarrea aguda o crónica es de 8 cápsulas diarias para adultos, en niños es relativa al peso corporal (3 cápsulas/20 kg de peso) pero no debe exceder un máximo de 8 comprimidos por día.

Contraindicaciones.

El IMODIUM está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al clorhidrato de loperamida o a cualquiera de los excipientes. La loperamida clorhidrato no debe utilizarse en niños menores de 2 años de edad. No se debe usar IMODIUM como terapia primaria: En pacientes con disentería aguda, la cual se caracteriza por la presencia de sangre en las heces y fiebre alta. En pacientes con colitis ulcerativa aguda. En pacientes con enterocolitis bacteriana causada por organismos invasores, incluidos Salmonella, Shigellay Campylobacter.En pacientes con colitis seudomembranosa asociada con el uso de antibióticos de amplio espectro. En general, no se debe usar IMODIUM cuando se debe evitar la inhibición del peristaltismo debido a un posible riesgo de secuelas importantes que incluyen íleo, megacolon y megacolon tóxico. Se debe interrumpir el uso de IMODIUM lo más pronto posible ante la aparición de estreñimiento, distensión abdominal o íleo. El tratamiento de la diarrea con IMODIUM es únicamente sintomático. Siempre que se puede determinar la etiología subyacente, se deberá emplear el tratamiento específico cuando sea adecuado (o cuando esté indicado).

Reacciones adversas.

A lo largo de esta sección se presentan las reacciones adversas. Las reacciones adversas son eventos adversos que fueron considerados como razonablemente relacionados con el uso del HCl de loperamida en base a la evaluación integral de la información disponible sobre eventos adversos. No se puede establecer de manera confiable una relación causal con el HCl de loperamida en casos individuales. Además, debido a que los ensayos clínicos son realizados bajo condiciones ampliamente variables, los índices de reacciones adversas que se observan en los ensayos clínicos de una droga no pueden compararse de manera directa con los índices en los ensayos clínicos de otra droga y pueden no reflejar los índices observados en la práctica clínica.

Advertencias.

El tratamiento de la diarrea con HCl de loperamida es sólo sintomático. En caso de que se determine una etiología subyacente, se debe administrar tratamiento específico cuando corresponda. A los pacientes con sida que reciben tratamiento con IMODIUM para la diarrea se les debe interrumpir la terapia ante el menor signo de distensión abdominal. Se han producido informes aislados de estreñimiento con un aumento del riesgo de megacolon tóxico en pacientes con Sida aquejados de colitis infecciosa por patógenos tanto virales como bacterianos tratados con clorhidrato de loperamida. Si bien no se dispone de datos farmacocinéticos en pacientes con deterioro de la función hepática, el IMODIUM se debe usar con precaución en dichos pacientes a causa de la reducción del metabolismo de primer paso. En los pacientes que presentan disfunción hepática se debe vigilar estrechamente la aparición de signos de toxicidad del sistema nervioso central (SNC). Dado que la mayoría de los fármacos se metaboliza y los metabolitos o el fármaco inmodificado se excretan por las heces, no es preciso hacer ajustes de la dosis en los pacientes aquejados de trastornos renales.

Interacciones.

Los datos preclínicos han mostrado que la loperamida es un sustrato de la glicoproteína P. La administración concomitante de loperamida (dosis única de 16 mg) con quinidina, o ritonavir, ambos inhibidores de la glicoproteína P, provocó un incremento entre 2 y 3 veces los niveles plasmáticos de loperamida. Se desconoce la importancia clínica de esta interacción farmacocinética con los inhibidores de la glicoproteína P, cuando se administra loperamida en las dosis recomendadas. La administración concomitante de la loperamida (dosis única de 4 mg) e itraconazol, un inhibidor de CYP3A4 y la glicoproteína P, provocó un incremento entre 3 y 4 veces las concentraciones plasmáticas de la loperamida. En el mismo estudio un inhibidor de CYP2C8, gemfibrozilo, incrementó la loperamida aproximadamente 2 veces. La combinación de itraconazol y gemfibrozilo causó un incremento de 4 veces los niveles plasmáticos máximos de loperamida y un incremento de 13 veces la exposición plasmática total. Estos aumentos no estuvieron asociados con los efectos en el sistema nervioso central (SNC) de acuerdo con lo medido por las pruebas psicomotrices (es decir, somnolencia subjetiva y Prueba de Sustitución del Símbolo Digital). La administración concomitante de la loperamida (dosis única de 16 mg) y ketoconazol, un inhibidor de CYP3A4 y glicoproteína P, provocó un aumento de 5 veces las concentraciones plasmáticas de la loperamida. Este aumento no estuvo relacionado con un incremento de los efectos farmacodinámicos de acuerdo con lo medido por la pupilometría. El tratamiento concominante con la desmopresina oral provocó un aumento de 3 veces las concentraciones plasmáticas de la desmopresina, presumiblemente debido a una motilidad gastrointestinal más lenta. Se espera que las drogas con propiedades farmacológicas similares puedan potenciar los efectos de la loperamida y que las drogas que aceleran el tránsito intestinal puedan disminuir su efecto. Embarazo y lactancia:Pueden aparecer pequeñas cantidades de loperamida en la leche materna humana. En consecuencia, no se recomienda el uso de IMODIUM durante la lactancia. Efectos sobre la habilidad para conducir y manejo de maquinaria:IMODIUM no produce efectos sobre el estado de alerta, pero si se presentan cansancio, somnolencia y malestar es preferible no conducir automóvil ni operar maquinaria.

Sobredosificación.

En caso de sobredosificación (incluyendo sobredosificación debida a disfunción hepática) pueden presentarse los siguientes síntomas: depresión del sistema nervioso central (alteraciones de la coordinación, somnolencia, miosis, hipertonía muscular, depresión respiratoria) e íleo. Los niños son más sensibles a presentar los efectos sobre el sistema nervioso central, que los adultos. Si los síntomas de sobredosificación ocurren, debe administrarse naloxona como antídoto. Si la duración del efecto del IMODIUM es más larga o demorada que la acción de la naloxona (de una a tres horas) se debe repetir el tratamiento con naloxona. Sin embargo, el paciente debe permanecer bajo control médico por 48 horas con el fin de poder detectar efectos sobre el sistema nervioso central.

Presentación.

Caja por 6 cápsulas en sistema blíster. 1 cápsula de 2 mg (Reg. San. INVIMA No. 2006M-007325-R2).

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con IMODIUM .

4